viernes, 12 de diciembre de 2008

Update

Estoy de vacaciones, las calificaciones pudieron ser mejores o peores, mis papás están tranquilos al parecer, torneo estatal de tae kwon do pudo ser mejor (aunque el interno estuvo aceptable), los entrenamientos de tkd dificultan hacer cosas durante vacaciones.

Objetivos para estas vacaciones navideñas:

1. Terminar de leer “The Dark Tower” de Stephen King (último libro de la serie del mismo nombre) para luego leer Watchmen.

2. Escribir. Principalmente, quiero comenzar a escribir un libro y terminar un cuento que empecé anteriormente. También seguiré escribiendo canciones y demás.

3. Empezar la banda con Eddy y otro vato que el reclutó. Se necesita también encontrar baterista.

4. Meditar, en busca de estar en paz conmigo mismo y pensar que hacer con el mundo (y conmigo).

jueves, 13 de noviembre de 2008

Hormonas y esquizofrenia

Últimamente me siento débil ante el combo de mi mismo y los demás. En parte cosas de otros que luego mis sentimientos o mi forma de ver las cosas tienen a exagerar o tomar muy a pecho. Quizá esos no sean los únicos factores; probablemente algo más de lo que no me he percatado o, más probablemente, no me quiera percatar inconsciente o conscientemente. Son infinitas las posibilidades, pero quizá las que más temo y trato de evadir son las que en realidad lo causan.
Me siento esquizofrénico a veces. Mis tres personalidades discuten constantemente. Panic es el anarquista prendido. Oscar es el que usa el razonamiento lógico y es el más inteligente de todos. Gerardo es el miedoso y tímido.
Me ataca el presente y el pasado me atormenta, mientras que el futuro me apuñala. A veces todo se siente como una gran caída que sucede lentamente. Y no puedo hablar de ello. Sólo escribirlo. Mi voz se quebraría o algo así. La gente podría verme como criminal en cierta forma. Pero no es mi culpa. Vergas. Soy como un personaje de un cuento de Edgar Allan Poe. Me gustaría hablar de ello pero me encuentro con una barrera que pone Gerardo.
Oscar dialoga con él para mejorar las cosas y hacerlo ver cosas que parecieran lógicas y harían las razones parecer estúpidas, mientras que Panic insiste en que es ridículo todo eso, pero Gerardo no se doblega.
Por ahora, continuarán dialogando las tres personalidades. Quizá son las hormonas.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Mal fin de semana con un toque bueno que se llama Attaque 77

Ya terminó un fin de semana contrastante. Por el lado positivo, vi a Attaque 77, que es mi tercera banda favorita, en el Zero Fest, además de Los Bunkers y Zoé. Por el lado negativo, sucedieron varias cosas.

Aunque el viernes fui al cine con Beto y Pipe (por cierto, la película, “Charlie Bartlett” AKA “¿Quién es Charlie?”, está divertidilla y un poco random en algunas partes), me sentí deprimido durante el día. En momentos sentí ganas de sentarme a tomar cerveza para sentirme desahogarme un poco. La paranoia sobre tonterías que no debieron de haberme preocupado causó eso. Me di cuenta de algunas cosas de mis pensamientos, sentimientos y subconsciente. Un sueño que tuve colaboró también a esa epifanía que me atormentó un poco, pero finalmente no pasó a mayores y lo supe controlar por ahora.

El sábado pintaba para ser un gran día, ya que vería a A77aque y otras bandas como Mars Volta. Fui al servicio social en la maniana, para luego llegar brevemente a mi casa e ir, junto con mi hermano, a casa de Tato y luego pasar por Cokito. Iba todo bien. Después, mi papá, sí, ese exagerado mamón, me hizo irme del Zero Fest cuando pasó por mi hermano, pues él se iba a ir antes. ¿La razón? Calificaciones. Unas putas calificaciones en las cuáles no fue tan mal como para castigar y demás. Lo peor es que ni siquiera han subido todas las calificaciones, sólo van tres, de las cuáles son Panoramas Internacionales con 86, Alemán con 89 y Literatura con 90, además de que de Computación subieron el examen de 88, aunque el promedio dará (según mis cálculos) más de 90. No me fue mal. ¿Qué chingados pasa con mi papá? No tengo la menor idea.

Después de que el pendejo me recogió del Zero Fest (al menos alcance a ver a A77aque, Zoé y Bunkers), fuimos a casa de mi abuelita por motivo del festejo de cumpleanios de un primo. Dormí prácticamente todo el rato ahí. No tenía ganas de hacer algo. Nada me motivaba (y, la verdad, ¿cómo podría, después de que el dictador llamado “papá” hizo eso?). Pero lo peor estaba aún por llegar. Llegando a mi casa, se armó una riña verbal con mi papá sobre las calificaciones y después, con mi mamá apoyándolo, lo cual no podía creer, sobre mi apariencia física. Argumentaba que no debo de vestirme con ropa rota. Mi papá se tomó el lujo de arrancar la suela de mis Converse negros, ya que estaban rotos, para evitar que yo los rescatara del basurero como ya lo había hecho anteriormente. Quiere obligarme a cortarme el pelo. Quiere obligarme a rasurarme muy seguido.

¿Qué chingados le pasa? No lo sé. Pero no voy a cambiar. Soy muy diferente a él. Él es extremadamente religioso. Yo, como pueden leer en otro post de este blog, no estoy muy convencido de la bondad de Dios. Él ama a la patria. Yo no creo en ella. Él es autoritario. Yo soy anarquista. Él es prejuicioso. Yo al menos intento no serlo. Él se interesa por ser bien visto por toda la sociedad. A mí sólo me importa como soy visto por la gente que importa y la sociedad me la pela. Él cree que es el jefe de la casa por ser el papá. Cree que tiene más autoridad que todos y que es el más importante ahí, pero se equivoca. Sin nosotros se muere. Somos igual de importantes todos en la familia. Tiene un problema psicológico y quiere todo a su manera.

Para colmo, el domingo fue el sorteo para el servicio militar y así poder obtener la cartilla militar que, desgraciadamente, se necesita para cosas en el futuro, según sé. La mala racha de acontecimientos desafortunados continuó y, efectivamente, me tocó ser de los esclavos que marcharán o algo por el estilo. En teoría, no marcharía por el Tae Kwon Do, pero se está analizando, según dicen.

¿A quién chingados se le ocurrió que marchar beneficiaría a alguien? La verdad, no lo hará. Lo único que hacen ahí es adorar a ese falso dios que se llama bandera, la banda tapaojos más grande del mundo. No existe droga peor que el patriotismo, y eso es lo único que promueven con esto. Ni siquiera ayudará al prójimo ni nada por el estilo. Es una pendejada. Y, para colmo, le tocó al anarquista. Que mierda. Aunque, si lo veo del lado positivo, estaría salvando a alguien de que le inculquen esta pendejada que se llama nacionalismo, y yo nunca juraré lealtad a un pedazo inservible de tela.

En fin, ése fue mi gran fin de semana. ¿Genial, no?

En teoría, estoy castigado, pero no pienso seguir al pie de la letra castigos injustos. Al menos pude ver a Attaque 77.


domingo, 2 de noviembre de 2008

Juramento


Bandera,
bandera de México,
legado de injustas muertes,
símbolo de la ceguez
de nuestros padres y nuestros hermanos.
Te prometemos ser siempre fieles
A los principios de corrupción y de injusticia
que hacen de nuestra patria
un nación en decadencia,
inhumana y envidiosa
que se traga nuestra existencia.

Firmes, ya.
Que si te mueves, mueres.

sábado, 25 de octubre de 2008

Dios

Hoy fui a misa como normalmente voy todos los fines de semana con mi familia. Hoy, al igual que últimamente, me daban ganas de decir “No quiero ir.” Hoy me puse a pensar en las cosas que normalmente pienso sobre el tema de la religión. También el otro día, mi mamá por pura casualidad tuvo la idea de poner una cruz en mi camioneta y dijo que pensaba conseguirme una virgen también. Sinceramente, no tenía ganas de eso, pero tampoco de decirle que no.
Hace un rato que llegué a mi casa, fui informado que acababa de fallecer atropellado el papá de Mary, quién fue la ayudante doméstica en mi casa durante mucho tiempo y trajo a su sucesora, que coincidentemente es su prima. Mis condolencias.
Pero, más allá de la pena que siento por ella, me vino otro pensamiento a la mente. Me vino la idea de que nadie tenemos seguro nuestro lugar, en este mundo al menos, y en cualquier momento podemos irnos Pero… ¿después qué? ¿Qué sigue? ¿Tendrá algo que ver con lo que pensé al ir a misa? ¿Tendrá algo que ver con mi desacuerdo con la religión Católica/Cristiana? ¿Será una especia de mensaje?
Yo fui criado por mi familia bajo la religión Católica. Siempre fui un fiel creyente durante toda mi vida hasta aproximadamente tres años, que empecé a pensar un poco más por mí mismo. Y no es que no crea en un “Dios”. La verdad, yo creo que sí existe. El problema es que no creo que sea de la manera que él (o al menos según la Iglesia Católica) dice ser. Para empezar, sería ilógico que un ser perfecto, es decir, sin ninguna falla en lo absoluto, y omnipotente haya creado al hombre, ejemplo perfecto de la perfecta imperfección. Tanta complejidad causa fallas, aunque eso no es el punto.
Toda nuestra vida nos dicen cosas como “Dios es infinitamente misericordioso,” “Dios es rápido para perdonar y lento para enojar,” “El único perfecto es Dios” y “Dios es tu amigo.” Para empezar, pienso yo, ¿dónde está lo misericordioso en enviar a la gente que no es de tu agrado a quemarse en los fuegos más calientes de la existencia durante toda la eternidad? Dirán ustedes “Pero todo tiene un límite, no se puede aguantar todo,” pero la Biblia dice que es INFINITAMENTE misericordioso, no que “perdona hasta cierto límite.” Si fuera infinitamente misericordioso, no sería “lento para enojar” Sí es lento para enojar, significa que SÍ tiene un límite. Si fuera perfecto, no habría creado seres con tanto odio y egoísmo. Si fuera tu amigo en verdad, te permitiría hacerle críticas para que mejore.
Pero, a pesar de todas estas razones, no hay nada que me diga que no existe. Yo creo que existe, por más que dude de su eterna bondad y demás, no puedo negar su existencia, o sería más hipócrita de lo que soy, pues sí rezo en ocasiones y no lo puedo negar. Sin embargo, de la misma manera que muchos de mis mejores amigos prefieren el Metal y Rock derivado de él, mientras yo al Punk, Alternativo, Grunge y demás, tengo diferencias en la forma de pensar con Dios. ¿Y porqué escribirlo con mayúsculas? ¿No se llama “Dios”, o sí? Bueno, en fin, no pienso al igual que él (me reuso a escribir “Él”… tal vez “Dios”, pero no “Él”). No creo que yo podría hacer que sean torturados por toda la eternidad las personas que menos me agradan (ni siquiera George W. Bush) aunque me dieran la opción, pero al parecer él sí. Es más, muchas de esas personas son amadas por mí. Incluyendo gente como Kurt Cobain y muchos de mis amigos que no creen en él (o al menos no de la manera que el “quiere”). Además, se supone que Dios lo sabe todo lo que pasó, pasa y está aún por pasar. Sí esto es verdad, ¿entonces porqué creó al hombre si él sabía que lo iba a desobedecer? ¿Para qué crear algo que sabes que saldrá mal? Sí en realidad sabe todo con anticipación y demás, me parece que nuestro Dios creó a ciertos seres con el único propósito de hacerlos sufrir. Independientemente de lo que piensen otros al respecto, se me hace que eso es algo muy cruel. A pesar de todo, sigo creyendo en su existencia.
Hay una frase que dijo Friedrich Nietzsche, que es “Me reuso a creer en un dios que quiere ser alabado todo el tiempo.” Efectivamente, ¿quién quiere a alguien que quiere ser alabado todo el tiempo? Si una persona busca todo el tiempo que digan que él es el mejor o que todos lo reconozcan superior, es inmediatamente catalogada como egocentrista y molesta, por lo que la mayoría de la gente la evita. Al parecer hay un poco de racismo porque con los dioses no lo consideran igual, ya que todos buscan alabarlo todo el tiempo. En mi opinión, querer ser alabado todo el tiempo es una señal seria de egoísmo.
Aunque ya lo había pensado una infinidad de veces anteriormente, el fallecimiento del papá de Mary me hizo pensar en que es lo que me va a suceder cuando muera, y me dí cuenta de que no quizás tengo miedo. La vida termina cuando uno menos lo espera en muchas ocasiones. Y si tengo miedo no es un miedo a no seguir en este mundo, es simplemente el miedo a seguir haciéndolo en un lugar de castigo, cortesía de ese amigo rencoroso que se enoja porque no todos piensan igual que él. Yo sufriría al ver tanto sufrimiento, pero, al parecer, él es terco y cree que hay sólo una forma de pensar. Sin embarga, teniendo muchos problemas en el mundo, prefiere dejar que muchos sufran y se preocupa más por hacer que todos escriban “Él” (con mayúscula) cuando se refieran a él, proclamándose así superior a todos, lo cual es egocéntrico. Dios es egocéntrico.
Pero, sin embargo, lo temo. Con toda mi alma y mi ser. Aunque no sea todopoderoso (no puede hacer una piedra tan grande que ni él pueda mover), obviamente tiene cierto poder que yo no poseo. Si muero en este instante y el me juzga, probablemente me enviaría a la sala del eterno tormento. Sólo habría una solución a eso: pensar como él. Pero no puedo hacerlo. No soy del tipo de personas que piensan de cierta manera para salvarse a sí mismos si saben (o al menos piensan) que está mal. Eso sería venderse. Sería ser la típica banda que quiere dinero y pierde la verdadera razón que la llevó a dedicarse a hacer eso. Y eso no me gusta mucho. Me caga las bolas, a decir verdad. No podría aguantar sentir que muchos sufren mientras yo gozo. No podría aguantar saber que muchos son torturados mientras yo premiado. Por más mal que hay hecho alguien, Dios los creó, por lo que toda la culpa debería recaer en él, pues supuestamente él sabe todo lo que va a suceder. Y si no sabía lo que iba a pasar, eso lo convierte en un mentiroso que quiere manipular a todos, lo cual sería mucho peor.
Pero hay un problema: ¿cómo puedo enfrentarme a un ser que, además de tener tanto poder, tiene una infinidad de seguidores y aliados? No tengo una brújula dorada, ni mucho menos una daga que pueda cortar hasta por la tela de la existencia y llevarme a otros mundos. No es una novela de Philip Pullman ni Stephen King. Es la realidad. No creo que sería muy fácil comenzar una rebelión contra un ser que, además de los seres humanos, supuestamente tiene también a los ángeles (que hasta donde yo sé, son sus esclavos y no pueden negarle nada… sino pregúntenle a Lucifer) para defenderlo.
¿Qué pasaría si muriera ahora mismo? ¿Me quemaría? Tal vez vería a ese Némesis de muchos y héroe de otros que decide y hace todo. El dictador eterno. El Señor de los Anillos. The Crimson King. El perfecto fascista. Y después me arrojaría al fuego con una sonrisa, consumando así su venganza.
Yo lo puedo amar. No sé si aún lo hago. Digo amarlo todavía, pero creo que es más que nada por miedo. Y sí en realidad ve todo, está viendo esto. Mi confesión más larga, y no necesité llevarla con un sacerdote. Increíble lo que hace el Internet. Uno ya hasta se confiesa por él. Dios, si eres o alguna vez fuiste mi amigo, te pido comprensión. No sólo hacia mí, sino hacia todos. No nos dejes caer en tu tentación, porque tú creaste el pecado.


¿En realidad es así él, como dice la religión? Sí es así, que mierda. No sé si es mejor tener un dios o no. De igual forma, lo temo increíblemente.

jueves, 23 de octubre de 2008

El Otro Yo + Nine Inch Nails + Stone Temple Pilots = Orgasmos Múltiples

El martes 21 de octubre y el miércoles 22 de octubre quedarán marcados en mi vida como la combinación perfecta para romper la racha mía de conciertos perdidos mencionados en una anterior entrada.

Comenzó aproximadamente a las 8:30 o 9:00 pm del martes, cuando, estando yo en la sección de cancha hasta el frente y en el centro, Stone Temple Pilots subió al escenario para brindar su excelente música Grunge. Continuó después con Nine Inch Nails que, aunque nos hicieron esperar un poco por las cuestiones de escenografía que había que cambiar después de que había salido STP, dieron un espectáculo increíble con luces y música Industrial/Alternativa/Experimental. Finalmente, para cerrar con broche de oro al día siguiente, llegó mi segunda banda favorita: El Otro Yo, con su increíble música Punk/Alternativa.



Stone Temple Pilots: La edad no importa, aunque ya no estén a todo su esplendor con la juventud que poseían en años anteriores, nos prendieron a todos con sus mejores canciones. Sólo faltaron pocas canciones buenas como “Unglued”, pero fuera de eso, fue excelente. Sin lugar a dudas, mi momento favorito fue cuando Scott Weiland, vocalista, Se puso una máscara de El Santo.





Nine Inch Nails: Está bien; hay demasiadas palabras que me vienen a la mente con su actuación. Es uno de los mejores espectáculos que una banda en vivo puede brindar. En realidad son increíbles los efectos de luces y demás que son utilizados en sus conciertos, además de que son capaces de tocar todas las canciones a la perfección, tal y como aparecen en los álbumes, sin importar todos los efectos, sintetizadores y demás que son necesarios. Trent Reznor y sus músicos está locos y dan un espectáculo inolvidable e inigualable. Me hubiera gustado que tocaran Heresy también, pero no importa.






El Otro Yo: Por fin pude ver a ésta banda que me perdí justo el año pasado. ¿Quién hubiera imaginado que una de las bandas que comenzaron mi frustración de ausencia a dichos eventos sería parte de las bandas que dieron fin a la misma? Cristian, María, Ray y Gabo son increíbles. Punk, Alternativo, anarquía, locura, sentimiento y diversión. Aún y cuando cada vez que vienen el Café Iguana luce casi vacío a comparación de otros eventos, esta banda sigue volviendo, comprobando que no lo hacen por dinero, sino por el simple hecho de que disfrutan lo que hacen y le tienen un gran cariño y amor a la gente. Mis respetos a ellos que también dan un excelente espectáculos. Cristian se dijo ser mexicano en su vida pasada. Salieron y volvieron unas tres veces, terminando con Cristian tocando una especie de “unplugged” pero con su guitarra eléctrica (claro, sin distorsión). De dicha manera tocó Amor Fuego, Descripción y Alegría. Quizás faltaron de tocar Licuadora Mutiladora, Autodestrucción, Mascota del Sistema y Nuevo Orden, pero me conformo con lo que me dieron.





domingo, 19 de octubre de 2008

Comida de Bodas (Featuring Relleno)

El viernes/sábado fui a la boda de mi prima, a la cual me daba flojera ir por el hecho de que probablemente me aburriría (dicho y hecho). Con decir que las mejores canciones de la noche en mi opinión fueron de Beatles (para que vean a lo que llegó) y “When a Man Loves a Woman” de Michael Bolton.
Pero en fin, mantuve las firmes esperanzas de que la comida fuera buena. Había unos chocolates ricos y cacahuates en la mesa; obviamente me los acabé en poco tiempo junto con mi hermano (que por cierto “dejó morir” y se fue muy temprano a dormir al cuarto de unos tíos de Houston que se quedaron en el mismo hotel de la boda). Sirvieron pan, que estaba rico, pero le tuve que quitar el relleno de queso crema, el cual no me gusta. Un poco después, trajeron crema de tres quesos; no me agradó para nada.
El plato fuerte de la comida fue salmón y arroz salvaje, e insisto, suena bien chistoso el nombre: “arroz salvaje” (JAJAJA BIEN PINCHE CURA Y LA VERGA; GAWRR, ARROZ SALVAJE). No estuvo mal. Corté un pequeño trozo del salmón para ver que tal estaba y definir de una vez por todas si me lo comería sin decepcionarme del sabor. Sabía bien. Corté un poco más y, al momento de meterlo a mi boca, me dí cuenta de algo decepcionante: tenía relleno. No me gusta el relleno. Me EMBOLA que tenga relleno mucha de la comida, porque por lo general no me gusta el relleno que le ponen. Hay sus excepciones, pero en la mayoría de los casos sabe un tanto mal.
Lo peor del caso es que algo tienen en las bodas que no pueden hacer comida sin relleno. El pan tenía relleno. El salmón tenía relleno. Menos mal que el arroz salvaje (QUE CURADO) no lo tenía, porque hubiera sido el puto colmo. Pero sí, por alguna extraña razón, en las bodas la comida siempre tiene relleno. Prueba de ello es que en las dos bodas que he ido en este año, que fueron de de dos primas distintas (sería un problema si hubiera sido la misma), de lados distintos de la familia, que se juntan con gente totalmente distinta y que se llevaron a cabo en lugares totalmente distintos, hubo comida con relleno. En una fue pollo y en otra salmón (nótese que en las dos hubo pan con relleno también).
Lo preocupante es que creen que a todo mundo le encanta que le pongan relleno a su comida. ¿Quién fregados les dijo que el mundo ama la comida con relleno? ¿Acaso piensan que el hecho que tenga relleno la comida la hace más lujosa? ¿Creen que es algo muy complicado y quieren presumir que lo pueden hacer? Pues déjenme decir que no es algo nuevo la comida con relleno. De hecho hasta en mi casa me la podrían hacer, pero si no lo hacen es porque simple y sencillamente no es del agrado de mi persona y de muchas más. Y si a muchos mas les gusta, ¿porqué mejor no lo ponen por separado eso que le pondrían adentro? Les aseguro que sería prácticamente el mismo sabor si se lo pone uno y si se lo pone alguien más.
Algo curioso también es que, cuando me dieron el pan, también me dotaron con mantequilla y cuchillo para partir el pan y luego untársela adentro. Aquí les tengo otra pregunta: ¿porqué chingados le ponen el relleno si como quiera esperan que yo le ponga mantequilla? ¿Será acaso para presumir que pueden ponerle relleno? Porque, como ya mencioné anteriormente, no es alguna novedad o complicidad. Si presumir que pueden hacer que sea complicado en realidad, mejor pónganle el relleno al arroz salvaje (JA-JA-JA, CURADÍSIMO); ESO sí sería algo que me impresionaría un poco más. Pero, pensándolo bien, no se lo pongan, pues es de la poca comida que dan sin relleno en las bodas… no vayan a arruinarla.

domingo, 12 de octubre de 2008

Desentierro

Creo que ya era hora de que volviera a escribir en esta marranada. La abandoné por mucho tiempo y me siento culpable. Bueno, en realidad no. Me sentí tentado a revivirlo varias veces, pero al fin de cuentas me dio hueva.
Ahora les presento un pequeño resumen de lo que sucedió en el rato que no escribí nada: Compré boleto de cancha para ver a Nine Inch Nails con Stone Temple Pilots (a pinche huevo, dos excelentes bandas en una noche) y quizás ahora sí veré a El Otro Yo al día siguiente de NIN y STP (la puta mamada, tres bandas mamalonas en dos días, de las cuales al menos dos entran en mis denominada lista “Top Ten Musical de Panic”). Mis calificaciones van bien (yeah xD) y ya más o menos me sueltan la camioneta. La única noticia negativa sería la lamentable pérdida de Dave, mi iPod negro bonito de 60 GB. Un hijo de puta desgraciado lo secuestró en la prepa. Lo más lamentable es que probablemente ya esté lleno de música (si eso se puede considerar) mierdera como reggaeton, cumbias, rancheras y pop (para más información de mis sentimientos al respecto de dicha pérdida, visiten http://www.fotolog.com/ohcrap_its_panic y lean lo que escribí en la foto del día 24 bajo su propio riesgo, pues tiene contenido explícito). El lamentable accidente sucedió en el momento menos indicado, pues mi memoria externa de 100 GB, donde tenía almacenada toda mi música, además de libros, películas, comics y demás, dejó de funcionar. Así que estoy tratando de bajar otra vez mis más 7000 canciones. Ya tengo todo Nirvana, Muse, Stone Temple Pilots, Smashing Pumpkins y NIN. Las cosas en español y las “under”, como El Otro Yo, Attaque 77, Flema, Eskorbuto, Meat Puppets, tengo que conseguirlas una por una de nuevo.
Lo bueno es que fuera de lo musical y tecnológico, no he sufrido para nada sentimentalmente JAJAJAJAJAJ. Díganme joto, da igual, es algo que se tiene que destacar.
Estoy pensando escribir algo para entrar al concurso de creación literaria del Tec, a ver que sale. Uno de los premios es un iPod, así que fuera de mi camino ladrones sinvergüenzas. Por ahora, me retiraré a escuchar la música que he logrado recuperar y seguir leyendo The Dark Tower de Stephen King (voy en el V: Wolves of the Calla; faltaría después leer el VI y el VII), que está increíble.